viernes, 5 de noviembre de 2010

EL SER HUMANO SE CORROMPE EN TRES ETAPAS:



  • Primera etapa de corrupción:

Con profundo temor y aprensión, la persona sigue el concejo de los impíos haciendo algo que sabe equivocado. Se siente nervioso al hacerlo, pero satisface a los amigos que lo presionan. El ladrón, el asesino, el adultero; el infractor en si actúa con inseguridad y temor cuando lo hace por primera vez.

  • Segunda etapa de corrupción:

Adquiriendo paulatinamente confianza en que las fechorías cometidas no serán castigadas porque se realizan con maestría, se va por la senda del mal, y la persona mentirosa, promiscua, infiel o manipuladora se convierte en “deshonesta triunfadora”. Miles de corruptos se jactan de ser expertos en engañar sin ser descubiertos. Pero no hay nada de eso. Solo están en la segunda etapa.

  • Tercera etapa de la corrupción:

Se ha adquirido tal egocentrismo y cinismo en la practica del mal que el sujeto se sienta en el banco de los burlones, haciendo escarnio de cualquiera que trate de ser bueno. En esta etapa la persona dirige con frecuencia grupos de truhanes, tortura, amenaza, y ridiculiza a la gente honesta. El banco de los burlones es el grado máximo de perdición. Lo que sigue siempre es un abismo negro en el que los castillos de grandeza se derrumban aplastando al degenerado y a su familia.

2 comentarios:

  1. "LA FUERZA DE SHECCID", publicado el año 1998 por Ediciones Selectas Diamante.

    ResponderEliminar
  2. Fuerte lo que se expresa en el libro, ya que la mayoría de las personas alguna vez en la vida realizamos cosas que no son buenas

    ResponderEliminar